RUTA 66 RECORRIDO Y ETAPAS

La Ruta 66 atraviesa 8 estados, pero algunos como Kansas apenas tienen 20 kilómetros de trazado. Sin embargo, por Oklahoma discurren nada menos que 700. Esa es la razón por la que las etapas de la ruta 66 no se organizan en función de los estados, sino de qué atracciones queremos ver cada día y cuántas millas queremos conducir. Por eso hemos creado esta sección, Ruta 66: Recorrido. Para intentar ayudar a quienes lleguen aquí a que se organicen su itinerario.


Ruta 66 | Recorrido en 14 días

Este fue el recorrido e itinerario que hicimos nosotros en nuestro viaje por la Ruta 66. Previamente, habíamos estado 2 días en Chicago, y al finalizar, dos días más en Los Ángeles. Aquí únicamente os dejamos el recorrido por la propia Ruta 66.

Propuesta de itinerario y etapas en un viaje por la Ruta 66

Etapa 1 | De Chicago a Springfield (350 km)
Empezamos nuestro recorrido por la Ruta 66 en la señal de inicio de la Ruta 66 en Adam Street. Partimos para recorrer los primeros kilómetros de la Mother Road, pasando por poblaciones como Joliet o Pontiac, y terminando en el Springfield de Illinois. Un trayecto de 4 horas de coche y muchas paradas interesantes.

Etapa 2 | De Springfield a Saint Louis con desvío a una comunidad Amish (350 km)
La segunda jornada partimos desde Springfield y llegamos a la ciudad del Blues, Saint Louis, en Missouri. Hemos cambiado de Estado, y también nos hemos desviado para ver a las comunidades Amish de Arthur y Arcola, en Illinois. Un itinerario de 4 horas de coche, muchas atracciones de carretera y el descubrimiento de un estilo de vida muy diferente.

Día 3 de St. Louis a Lebanon Ruta 66 etapa

Etapa 3 | De Saint Louis a Lebanon (300 km)
Una de las jornadas de menor conducción. Salimos de la cuna del blues para pasar la noche en uno de esos moteles históricos de EEUU. Visitamos también la Cuba americana: la ciudad de los murales de la Ruta 66 y las Meramec Caverns, famosas cuevas que fueron el escondite de Jesse James durante 3 noches enteras mientras el Sheriff le esperaba en la puerta. Spoiler: logró escapar.

Etapa 4 | De Lebanon a Tulsa (380 km)
Jornada muy intensa en la que cruzaremos 3 Estados: Missouri, Kansas y Oklahoma. Descubriremos a uno de los personajes más entrañables de la Ruta 66, Lowell Davis y su Red Oak II. Visitaremos el pueblo que inspiró la película CARS de Pixar (Galena, en Kansas) y cruzaremos hasta la famosa Ballena Azul de Catoosa, en Oklahoma.

Etapa 5 | De Tulsa a Erick, Oklahoma (400 km)
Quinta jornada de nuestro recorrido por la Ruta 66, en el que comenzaremos en Tulsa y terminaremos en la frontera de Oklahoma con Texas. Conoceremos a Harley Russell, una de esas leyendas vivas de la Ruta 66 y asistimos a su show. También la casa-museo de John Hargrove y el famoso granero redondo de Arcadia. Una etapa muy intensa.

Etapa 6 | De Erick a Tucumcari (380 km)
Sexta etapa de nuestro recorrido por la Ruta 66. Cruzaremos por completo el estado de Texas visitando algunos de los lugares más emblemáticos de la Ruta 66. Entre ellos, el legendario Big Texan Steak Ranch o los Cadillacs enterrados de Amarillo. Y terminaremos en la ciudad de los neones de la Vieja 66_ Tucumcari.

Resto de etapas: En construcción 😉 🙂


El itinerario más popular de la Ruta 66

Sin embargo, el recorrido y etapas más habitual de la Ruta 66 es este:

- Etapa 1: Chicago, IL - Springfield, IL
- Etapa 2: Springfield, IL - Saint Louis, MO
- Etapa 3: St. Louis, MO - Springfield, MO
- Etapa 4: Springfield, MO - Oklahoma City, OK
- Etapa 5: Oklahoma City, OK - Amarillo, TX
- Etapa 6: Amarillo, TX - Santa Fe, NM
- Etapa 7: Santa Fe, NM - Gallup, NM
- Etapa 8: Gallup - Flagstaff, AZ
- Etapa 9: Desvío para ver el Gran Cañón del Colorado
- Etapa 10: Grand Canyon - Las Vegas
- Etapa 11: Las Vegas, NV
- Etapa 12: Las Vegas - Victorville, CA
- Etapa 13: Victorville, CA - Los Ángeles, CA

¿Por qué es esta la ruta más frecuente?

Por un lado, porque los viajeros que hacen la Ruta 66 quieren incluir Las Vegas o el Grand Canyon en su recorrido. Es comprensible, y es probablemente lo que yo hubiera hecho si no hubiera estado en la Costa Oeste anteriormente. Simplemente perdemos un tramo del trazado en Arizona e incluimos dos lugares increíbles por el camino.

Sin embargo, si realmente queremos conocer la Costa Oeste de los EEUU, no sólo tenemos que conocer Las Vegas, el Gran Cañón y Los Ángeles.

Nos dejaríamos en el camino 2 de las mayores joyas que tiene Norteamérica: Monument Valley y la ciudad de San Francisco.

Otro factor que probablemente incluye en que sea este el recorrido más popular es que nos resulta muy cómodo seguir al pie de la letra lo que otras personas han hecho. Esto es una perfecta razón, pero, lo cierto es que la 66 es un viaje tan distinto, que puede tener muchas versiones diferentes.


Cómo planificar el recorrido de la Ruta 66

Sin embargo, en un viaje como el de la Ruta 66, lo más aconsejable es dedicar un tiempo desde casa para personalizar el recorrido. La mayoría de las personas que hacen este viaje, acaban imitando las etapas que ven en los blogs por una cuestión de comodidad. Sin embargo, cada uno tenemos unos gustos muy particulares y este viaje de carretera por EEUU es la prueba clara de que hay tantos viajes como viajeros.

Incluso algunas personas regresan de la Ruta 66 diciendo que se lo esperaban más épico. Además de no ser un viaje para todo el mundo (como todos los viajes), es uno de esos que son muy personales. Así que la recomendación será siempre que cada uno lea opciones y después se planifique su propio trayecto.

Para planificar las etapas de la Ruta 66 tenemos que pensar:

  • En qué sitio queremos hacer noche sí o sí.
  • Qué desvíos queremos hacer.
  • Cuántos kilómetros máximo conduciremos cada día.
  • Los horarios de las atracciones o las mejores horas para ver ciertos sitios.

Lo primero es investigar un poco y pensar en las visitas principales. Algunas personas -como yo- se empeñan en pasar la noche en los hoteles y moteles más históricos. En ese caso, gran parte de nuestra planificación se basó en los hoteles en los que queríamos hacer noche. Lo mismo sucede con ciertas atracciones, que sólo están abiertas un día determinado, o que tienen una mejor hora para ser visitadas.

Primer paso de nuestro recorrido: ¿En qué paradas queremos hacer noche?

Por ejemplo, si tenemos claro que queremos pasar una noche en el Wigwam Motel de Arizona, que queremos visitar por la noche los neones de Tucumcari, que queremos cenar en el mítico Big Texan Steak Ranch de Amarillo y que queremos ver amanecer en el Cadillac Ranch, pues situaremos esas 4 cosas como puntos nocturnos del itinerario. Ya tendríamos 3 noches ocupadas, así que, el resto del recorrido se iría adaptando a esas paradas nocturnas.

En ese sentido, yo suelo pensar en los hoteles en los que me gustaría alojarme. Es un road trip lleno de hoteles icónicos, así que, no es raro organizar las etapas de la ruta 66 en función de los alojamientos. Por supuesto, también influyen los lugares. Por ejemplo, en Saint Louis, por las noches hay muchísimos locales para ver conciertos de blues. Es una buena razón para querer hacer noche ahí. O si sabemos que en el Cadillac Ranch de Amarillo los amaneceres son increíbles, también querríamos pasar noche en esa ciudad.

Por esa razón, lo primero es decidir en qué paradas queremos hacer noche 100% seguro, para poder ir adaptando luego nuestro recorrido.

Neon del Blue Swallow Motel en la ruta 66 de Nuevo Mexico.
Blue Swallow Motel, imprescindible verlo por la noche.
  • En Holbrook (Arizona) se encuentra el Wigwam Motel, inspirado en los tipis indios. Es otro de los imprescindibles, ya que además de tener tu propia tienda -con todo tipo de comodidades-, tendrás tu propio Cadillac antiguo en la puerta. Es uno de esos puntos del trayecto que siempre aparece en las fotografías de la gente. Y su esencia radica en que resume eso que tanto nos gusta del American Way of Life. En España, es difícil encontrar hoteles así.
  • Sin duda, dormiremos en Tucumcari (Nuevo Mexico) para alojarnos en el famosísimo Blue Swallow Motel. No sólo alberga uno de los moteles más famosos de los 4.000 kilómetros, sino que es la ciudad que más neones encendidos conserva. Esto hace que su visita nocturna sea casi imprescindible. Quienes dicen que no le encontraron un encanto especial a Tucumcari, no pasaron una noche allí.

En Holbrook (Arizona) se encuentra el Wigwam Motel, inspirado en los tipis indios. Es otro de los imprescindibles, ya que además de tener tu propia tienda -con todo tipo de comodidades-, tendrás tu propio Cadillac antiguo en la puerta. Es uno de esos puntos del trayecto que siempre aparece en las fotografías de la gente. Y su esencia radica en que resume eso que tanto nos gusta del American Way of Life. En España, es difícil encontrar hoteles así.

Wigwam Motel en Holbrook, AZ. Fotografía de RyderAce.

El Munger Moss Motel es otro de los más populares y se encuentra en Lebanon (Missouri), así que también deberemos tratar de hacer noche ahí. Lo más famoso es su neón, pero muy cerca nos encontramos con una vieja bolera que, si nos acercamos una noche cualquiera, nos transportará de vuelta a la América de los ’60 y los ’70. Tal es su nostalgia hacia el pasado que todavía -en 2019- se podía fumar. También en Missouri nos encontramos otro de los clásicos: el Wagon Wheel Motel, construido en 1935 y que nunca jamás ha cerrado sus puertas. Se encuentra en la ciudad de Cuba (Misuri), a poco más de 1 hora de distancia de Lebanon, así que lo más probable es que nos toque elegir en cuál de los dos pueblos pasaremos la noche.

El Big Texan Steak Ranch es todo un clásico. Además de ser el lugar en el que se celebra el reto del solomillo de Homer Simpson, es un hotel muy curioso y con mucho ambiente de la Ruta 66. Para quienes se alojan ahí y reservan la cena en el restaurante, existe un servicio gratuito muy iniciático. Recogen a los comensales en la típica limusina texana con dos cuernos en el capó. Y dentro del restaurante, todo se convierte en una aventura. Sin duda, una parada muy buena para hacer noche. Además, al encontrarse en Amarillo (Texas), está muy cerca de uno de los mejores amaneceres y atardeceres de todo el trazado: el Cadillac Ranch. Esta parada, por ejemplo, se puede disfrutar también de día (comiendo en el restaurante en vez de cenando), así que, podríamos “ceder” más si fuera necesario. Aunque donde se vuelve verdaderamente interesante es por las noches, ya que es cuando casi todos los americanos -y no americanos- se acercan a hacer el reto del solomillo de 72 Onzas.

El reto del Big Texan Steak Ranch en Amarillo, TX (Ruta 66)

Después, ver qué desvíos queremos hacer

Muchos de quienes recorren la Ruta 66 hacen un desvío a Las Vegas o el Gran Cañón del Colorado. No fue nuestro caso, porque ya habíamos estado ahí cuando recorrimos la costa Oeste, pero suele ser el más popular.

Nosotros no lo hicimos porque, al final, son viajes totalmente distintos. La Costa Oeste de los Estados Unidos es un viaje de dos semanas en sí mismo: el Gran Cañón, San Francisco, Las Vegas, Monument Valley, Los Ángeles… Querer combinar estos dos viajes nos hará tener que volver igualmente en el futuro porque es imposible verlo todo, así que, en mi opinión es mejor hacer la Ruta 66 separada de desvíos como Las Vegas o el Gran Cañón.

Pero la mayoría de la gente no comparte esa opinión y decide hacer un desvío. El recorrido de la Ruta 66 cambia, porque en la zona de Williams la gente se desvía hacia el Gran Cañón y se retoma con la Ruta 66 después de viajar por el Gran Cañón y Las Vegas. Se pierden algunos tramos muy interesantes de la Ruta 66, pero el viaje sigue siendo muy icónico.

Donde sí realizamos un desvío fue a visitar los poblados amish de Arthur y Arcola. Se encuentran en el estado de Illinois, a 1 hora y media de Springfield, y fue todo un acierto.

Otro de los puntos que queremos tener en cuenta es si visitaremos también San Francisco.

Todos esos desvíos nos restan días en la Ruta 66, así que debemos saber exactamente dónde queremos para planificarnos las etapas.

En tercer lugar, pensar en cuánto queremos conducir por día

Son 4.000 kilómetros en total. Habrá días que hagamos menos, especialmente en ciudades donde pasemos más tiempo, como Amarillo (Texas) o St. Louis (Missouri). El resto de días la mayoría del tiempo la pasaremos en el coche. Eso sí, parando cada 10 minutos a ver las increíbles atracciones de la carretera. Pero no todos tenemos la misma fascinación por los road trips y eso tenemos que tenerlo en cuenta en nuestro recorrido.

Lo ideal es no llegar demasiado tarde al destino final del día. Un roadtrip como el de la Ruta 66 no es excesivamente cansado, porque los coches en Estados Unidos son automáticos y la carretera te pide parar cada dos por tres, pero yo no recomiendo hacer más de 400 kilómetros diarios.

Además, es un viaje para disfrutarlo; para conducir mirando el paisaje, detenerse a ver pasar uno de esos interminables trenes americanos, charlar con la gente, parar a tomar café a cada bar vintage…

Está claro que depende mucho de los días que tengamos disponibles, pero lo ideal es tratar de hacer un itinerario que nos permita disfrutar de las pequeñas cosas que nos ofrece la Ruta 66. Por eso, no hemos de sobrecargar las etapas.

Hay que tener en cuenta el tiempo del que dispondremos en cada parada

Una de las cosas que suceden cuando planificamos las etapas de la ruta 66 es que no sabemos cuánto tiempo estaremos en cada lugar. Y no podremos planificar eso desde casa, tendremos que dejarnos llevar.

A lo largo de los 4.000 kilómetros hay muchísimas cosas interesantes que ver y que hacer. En todas querríamos pararnos horas, pero no será posible. Así que, hay que dejar algo de tiempo vacío en nuestra planificación para poder disfrutarlas. No queremos ir tan mal de tiempo que tengamos que estar 5 minutos en cada parada.

Pueblos abandonados donde te pasarías horas haciendo fotografías.
Pueblos abandonados en los que pasarías horas haciendo fotografías.

Conclusiones sobre cómo organizar el recorrido por la Ruta 66

En casi todas las etapas nos habría gustado haber tenido más tiempo para disfrutar, pero es imposible. A eso le añadimos las veces que te pierdes porque no consigues seguir la vieja carretera, el tiempo con el que no contabas porque has conocido a alguien local que te cuenta su historia, los tramos de carretera que están cortados…

Es un road trip, y por ello, es impredecible. En internet hay muchas webs, como esta, en la que te cuentan la distribución de las etapas de la Ruta 66. Sin embargo, yo recomiendo leerlas pero organizar los tramos de forma individual. Al final es un viaje muy personal y no a todos nos gustan las mismas cosas. Yo, por ejemplo, soy una fanática de las torres de agua y de los pueblos abandonados. La ruta que nosotros hicimos no sería la ideal para quien está deseoso de llegar a las grandes ciudades.

Por eso, el recorrido tiene que ser un compendio de lo que nos gusta hacer a todos los que vamos en el viaje. Es un destino muy particular, y desde luego, no es para todo el mundo.

Resumen
Ruta 66 Recorrido
Nombre del artículo
Ruta 66 Recorrido
Descripción
Recorrido de la Ruta 66. Desde Chicago hasta Los Ángeles, propuesta de itinerario para recorrer la Historic US 66 en 12 jornadas y etapas.
Autor
Publisher Name
Ruta66.net
Publisher Logo